Medicina Biológica

Directo a las causas de los problemas de salud. Asistencia personalizada

Creemos que hay que huir de dogmas y prejuicios, sólo nos interesa sanar y mejorar el rendimiento vital. Para tal fin la primera actuación es hacer algo esencial que funciona prácticamente en todas las personas: activar la microcirculación. Tenemos la suerte de disponer de una tecnología única en el mundo, reconocida y probada científicamente.  Antes ya contábamos para ello con preparados fitoterapéuticos que funcionaban hasta cierto punto. Pero con el descubrimiento y desarrollo de esa tecnología, basada en una señal biofísica, se ha alcanzado un grado de efectividad extraordinario y fácil para activar la microcirculación.

Para entender al ser humano hace falta un paradigma médico que englobe toda la biología y el equilibrio de la relación de los órganos y funciones del organismo. Un diagnóstico que permita comprender a cada ser humano. Las causas de todo lo que le pasa y porqué le pasa. Implementar herramientas para reforzar la salud y promover la curación. Le llamamos MEDICINA BIOLÓGICA.

La MEDICINA BIOLÓGICA sintetiza lo esencial de la experiencia clínica, fruto de la observación durante siglos (sobre todo en Oriente) junto con los conocimientos científicos médicos actuales. De ahí surge un paradigma médico, claro y directo a las causas. El diagnóstico biológico es un sistema de conocimiento integral. Nos da las claves del ambiente interno en el cual se desarrolla la salud y la enfermedad en todo ser humano. Por tanto, es el método para conocer las causas de toda enfermedad.

La vida en el ser humano se manifiesta de diferentes maneras y en distintas dimensiones integradas que, cuando se expresan adecuadamente, muestran un individuo con toda su lucidez y esplendor vital. Cada persona sobrevive con sus limitaciones y sus condicionamientos. El progreso humano es el que conduce a la plenitud de la vida, potenciando e integrando sus elementos vitales y todas sus facultades. La enfermedad es fruto del desajuste de factores de su biología. Para una plena salud es necesario encontrar el equilibrio, facilitar la armonía de todas las dimensiones de la persona, física, energética, psíquica y espiritual.

Medicina es la que cura y cura la que va a las raíces del problema o patología y atiende al paciente de una manera integral sin escatimar medios. La unidad de la vida física es la célula, los intercambios biológicos se producen gracias a la microcirculación. Activarla es fundamental para la vitalidad del organismo, solo así las células funcionan adecuadamente, expresando el máximo de energía y salud. Así los mecanismos de regulación, de curación, de regeneración, se optimizan y la vida puede florecer en su máxima expresión.En MEDICINA BIOLÓGICA analizamos las causas de todos los problemas de salud, sean patologías o deficientes rendimientos vitales, en la actividad diaria, en el trabajo, en el estudio, en el deporte, en el sexo. Cada persona, única e irrepetible, para vivir plenamente debe economizar esfuerzos, apurar posibilidades, desplegar su potencial.  Estimulando la microcirculación mejora siempre toda la biología y aprovecha cualquier tratamiento que se pueda hacer optimizándolo al máximo.  Protege la vida humana preservando las condiciones en las que se desarrolla el ecosistema biológico. El equilibrio de fuerzas vitales determina nuestro clima interno, nuestra salud o enfermedad. Defendemos la lógica de que el mejor remedio contra el desastre es evitarlo, la mejor cura contra la enfermedad es la prevención.

MÁS INFORMACIÓN
La salud es la capacidad de un organismo para responder adecuadamente a una amplia gama de desafíos, de manera que se garantice el mantenimiento del equilibrio y la integridad. La enfermedad representa un fallo en la adaptación al desafío, una alteración del equilibrio general.  El origen de la enfermedad es cualquier desafío que el cuerpo sea incapaz de afrontar, ya sea una sustancia dañina, o un sentimiento negativo. La enfermedad es un proceso inestable, un patrón de relaciones no armónicas, cuando las defensas se debilitan, se agotan los recursos y conspiran una multiplicidad de factores que desembocan en la enfermedad.  Cuando ésta aparece debe restablecerse el patrón de armonía para que desaparezca por si sola. Habrá ocasiones en las que serán necesarias intervenciones específicas y precisas para atajar los síntomas o detener agresiones que afecten de manera incontrolada al equilibrio biológico.  Debe procurarse que estas intervenciones sean lo menos agresivas posible. Siempre deberá estar, bien activada la microcirculación para permitir la nutrición, depuración, regeneración celular y así permitir la recuperación, la normalización de todos los factores vitales, y con ello la salud.

Se pueden reestructurar partes dañadas del organismo, o incorporar sustancias, pero lo esencial es recuperar las funciones.

La microcirculación se hace invisible a la observación médica o no se tiene en cuenta. Es en la microcirculación donde se estimula la vitalidad o se desarrolla la enfermedad. Hay patologías que no se detectan orgánicamente por la medicina oficial, por una visión parcial y no global de la salud.  Esas patologías no detectadas en sus causas o no reconocidas, se las coloca en el “cajón de sastre” de enfermedades psicosomáticas, pero existen, y en MEDICINA BIOLÓGICA se las detecta funcionalmente y se las trata como tales.

En la enfermedad confluyen aspectos de la vida mental, emocional y física. La MEDICINA BIOLÓGICA, haciendo un análisis global, prevé quien podría contraer según qué. Descubre el impacto del trastorno en cada persona, tiene la capacidad de detectar y descubrir de forma comprensible una disfunción, aunque la estructura parezca intacta y físicamente sana.

A nivel circulatorio normalmente sólo se observan las principales arterias, pero no la microcirculación que representa las tres cuartas partes de nuestro sistema vascular y es donde se hace o deshace la salud. Debe tenerse en cuenta siempre la microcirculación y, además, en lugar de buscar solo anormalidades de la estructura, hay que buscar desarmonías funcionales de los diferentes ejes biológicos que con el tiempo pueden afectar a la estructura y expresan de forma evidente una enfermedad. Esta capacidad de leer el cuerpo antes de que se manifieste el mal estructural a veces permite prevenir enfermedades antes de que se desarrollen. De nuevo, lo primero es activar la microcirculación. Especialmente para frenar procesos degenerativos que vienen a ser más del 80 % de los problemas de salud y que la medicina oficial asiste de forma precaria y superficial:  el dolor de espalda, la hernia discal, la diabetes, el estrés, los trastornos del sueño, arteriosclerosis, artrosis, artritis, trastornos nerviosos y autoinmunes, etc.

Deben mejorarse los hábitos de vida y activar la microcirculación para facilitar los procesos curativos y regenerativos propios.

Además de tener la activación microcirculatoria como base, con la MEDICINA BIOLÓGICA, podemos prescribir, cuando se requiera en cada caso particular, Fitoterapia de probada experiencia clínica. Por otro lado, pueden aplicarse diferentes terapias de acompañamiento. Todo ello para mejorar el tratamiento y facilitar la curación y/o sacar el máximo rendimiento vital en el día a día, en el trabajo, en el estudio, en el deporte, en la sexualidad.

En todo tratamiento, como en la vida en general, es esencial tener bien activa la microcirculación.  Así se apoyan los procesos de autorregulación naturales del cuerpo. La sangre es el medio de transporte universal del cuerpo. Oxígeno, nutrientes, mensajeros químicos (por ejemplo, hormonas) y células inmunes etc., todos ellos son transportados por la sangre. Sólo cuando todas las células, tejidos y órganos del cuerpo se nutren adecuadamente y todos los productos metabólicos de desecho son eliminados, puede el cuerpo a funcionar correctamente. La regulación óptima de la circulación es un requisito previo para garantizar buenos niveles de salud y estado físico.

La circulación sanguínea involucra todo el cuerpo, desde los vasos más grandes a los más pequeños. En los capilares microcirculatorios es donde es crucial mantener el intercambio de nutrientes y oxígeno y la eliminación de productos de desecho metabólicos, tales como dióxido de carbono, que se acumulan como resultado de la función celular normal. Se dispone de una enorme red de vasos sanguíneos extremadamente pequeñas en el cuerpo (miles de derivaciones por milímetro cúbico). Estas tramas de vasos pequeños rodean todos los órganos y tejidos en el cuerpo y son vitales para la función celular.
Hoy en día los conocimientos científicos corroboran que una correcta microcirculación la es de importancia crucial para asegurar el bienestar de una persona y su rendimiento físico y mental.

Aunque estimular adecuadamente la microcirculación no es garantía de curar enfermedades, eso puede ser esencial para que la biología pueda recuperar sus sistemas de regulación para curarse. Su aplicación es sistémica y asiste a toda la biología o a cualquier intervención externa optimizándola.

Las células implicadas en la vasomoción que activa la microcirculación son autónomas. No responden a estímulos neuronales, hormonales ni químicos. Tras muchos años de investigaciones, en el mundo solo se ha conseguido desarrollar un sistema para estimular y recuperar su ritmo de manera óptima. Una señal biofísica, una orden con una métrica determinada que resuena en esas células para que recuperen y aviven su función. Revolucionario descubrimiento científico demostrado y reconocido, por lo que ha recibido nomenclatura y cualificación médica: Terapia Físico Vascular.

Ha demostrado claramente su influencia en la regulación biorrítmica de los procesos locales y superiores de la microcirculación. Una señal multidimensional que consigue estimular la microcirculación limitada o trastornada.

Una grandísima ayuda para los mecanismos de regulación del organismo, favoreciendo la prevención, la curación y los procesos de convalecencia y de regeneración.

  • Fortalece el sistema inmunitario
  • Procesos auto curativos del organismo
  • Acelera la curación de heridas y lesiones
  • Acaba con los trastornos del sueño
  • Aumenta el rendimiento deportivo
  • Combate todo tipo de lesiones
  • Es beneficiosa para enfermedades y discapacidades
  • Alivia el estrés
  • Protege frente a los radicales libres
Medicina Biológica
3.67 (73.33%) 3 votes