Quizás, empezando por el final, debería decirse que las células encargadas del impulso micro circulatorio no tienen receptores, por lo que no hay la posibilidad de influir directamente sobre ellas con ningún fármaco. La investigación cuesta mucho dinero. Para generar dinero debe haber negocio (…)

Breve cronología sobre la investigación en microcirculación:

1851 – Unos curiosos biólogos, con los instrumentos de la época, observan a contraluz las delicadas alas de un murciélago. Se percatan de la inmensa y espesa red de capilares que perfunden todo el tejido intersticial. Al mismo tiempo se dan cuenta que el ritmo del movimiento circulatorio en ese ámbito es diferente y autónomo al que marca el ritmo cardíaco. Esa observación queda desde ese momento escrita en las enciclopedias como una curiosidad.

1980 – Diferentes equipos de investigación médica deciden profundizar en esa curiosidad microcirculatoria nunca tenida en cuenta como algo relevante.

1998 – Concesión del Premio Novel de Medicina por los descubrimientos en el campo de la microcirculación. Pero al final nada que favorezca directamente el biorritmo de la vasomoción.
* Los últimos años se sigue investigando. Pero no con fármacos ya que no se puede influir sobre células sin receptores. Para ello se investiga, por ejemplo, con física cuántica.

¿Que se ha hecho habitualmente para favorecer la circulación- microcirculación?

La medicina oficial no conocía al detalle la microcirculación y la considerara como algo subsidiario de la circulación general. Por supuesto que siempre se ha tenido la circulación sanguínea como el vehículo esencial de la biología. La farmacología ha desarrollado para estimularla vasodilatadores, antiinflamatorios… Pero eso solo afecta directamente a la circulación mayor, las arterias y venas más gruesas (11’5 % y 14’5 % respectivamente del total del sistema circulatorio). A la profusa red microcirculatoria (74 %, unos 100.000 kms.) ningún fármaco le puede afectar directamente ya que sus células vasomotrices no tienen receptores.

Indirectamente sí que puede llegarse a estimular, hasta cierto punto, la microcirculación. Pero de forma precaria y, a veces, peligrosa. Por calentamiento dilatación, radiación, hipotermia-hipertermia…

En MEDICINA BIOLÓGICA, siempre hemos tenido en cuenta la microcirculación como elemento esencial, utilizando Fitoterapia para favorecerla. Sin peligro, sin efectos secundarios y con resultados notable, pero una vez más, siempre de forma indirecta. Calentando con formulaciones de extractos de Canela + Peonia + Jojoba + Mejorana + Tomillo + Jengibre…

Para estimular la circulación se aconseja hacer ejercicio adecuadamente. Con ello se puede conseguir un incremento de la oxigenación celular entre un 3 % y un 7 %, según la persona y el ejercicio desarrollado. Por ejemplo, es necesario hacer todos los días 10.000 pasos.

Disponemos de una tecnología que aplicada 8 minutos dos veces al día llega a aumentar la aportación de oxígeno a las células un 30 %. Una señal biofísica que es el único método en el mundo, hasta hoy, capaz de estimular y reprogramar directamente el sistema microcirculatorio.

Más de 800 artículos y unos 60 estudios científicos publicados y los que pronto van a salir sobre la última generación de la señal, avalan ese único sistema capaz de activar la microcirculación de una forma extraordinariamente eficiente. Por tal motivo se le ha dado una cualificación y nomenclatura médica : Terapia Físico Vascular y el dispositivo para aplicarla es un aparato médico tipo IIa.

Si quieres saber más acerca de esta señal biofísica revolucionaria para la activación de la microcirculación ¡Ponte en contacto con nosotros y te informamos de todo!

Si la microcirculación es tan importante, ¿porque no se investiga más?
4 (80%) 3 votes